“Si se resuelve el conflicto comercial el IPSA podría tener el rebote más fuerte en la región”.

noticia2

Por: El Mercurio Inversiones

Fecha: Lunes, 16 de septiembre de 2019

El CIO de Credicorp Capital Asset Management, Galantino Gallo, destaca en particular los retornos de deuda corporativa en Latinoamérica.

“Si se resuelve el conflicto comercial, la bolsa chilena podría tener el rebote más fuerte en la región”, dice Galantino Gallo, Chief Investment Officer (CIO) en Credicorp Capital Asset Management, en una de sus breves –pero reiteradas– visitas a Chile.

Asentado en Lima, el economista de 39 años, MBA de la Universidad de Wharton, Pensilvania, es parte del ala de la gestora de fondos que administra más de US$ 8.000 millones en activos.

“Como estrategia estamos buscamos buenas posiciones, es un mercado que está barato, que permite elegir con calma. Hay empresas en las que no se podía comprar hace solo tres meses”, afirma, con una mirada amplia que se extiende sobre los activos de Brasil, México, Perú, Colombia y Chile. “Hoy se compra con expectativas negativas ante un mercado vendedor. Puede ser que corrija un poco más, pero a mediano plazo vemos mucho valor”, asegura.

En el contexto de una inesperada escalada de la guerra comercial, la región latinoamericana ha sufrido, reconoce. “En 2019 han salido en torno a US$ 900 millones de flujos desde el segmento de emergentes de renta variable latinoamericana, la salida más grande de los últimos tres años, en un lapso muy acotado”, señala Gallo, si bien prevé que los capitales regresarán más temprano que tarde.

¿Por qué ha estado especialmente castigada la bolsa chilena este año?

En términos relativos, Chile era de los mercados más caros de Latinoamérica. Transaba en múltiplos mucho mayores a los de México y Brasil. Pero en los últimos 18 meses, se vio enfrentado a un escenario de peores perspectivas para la moneda local, lo que generó flujos de salida. Pero por más que la corrección en la bolsa chilena sea más pronunciada que en otros mercados en 2019, no lo separaría de lo que ocurre en otras latitudes de la región, afectados en particular por el peor desempeño de los commodities.

Pero el peso chileno ha sido de los más castigados por efecto de la guerra comercial.

El peso chileno ha sufrido más que el resto. Hoy en día apostar contra la moneda chilena es una forma de jugar a un deterioro en las perspectivas de crecimiento global, de la perspectiva de los commodities, o de los metales base. Por lo mismo creo que, si se resuelve el conflicto comercial, la bolsa chilena podría tener el rebote más fuerte en la región, porque se suma ese efecto, más el positivo cambio de perspectiva sobre la moneda.

Eso sí, debe estar acompañado de una perspectiva de crecimiento, algo que en realidad está jugando más a favor en el caso de Brasil y que aún no se está viendo en Chile.

Los que han celebrado este año son los portafolios de renta fija.

Ha tenido un rally sumamente fuerte, especialmente en los papeles de larga duración. En Latam, la parte investment grade ha sido sumamente sólida, más aún en la deuda en dólares, con retornos por encima de 13,8%, y también fuertes en el segmento high yield o de alto rendimiento (8,4%). Hay que cuestionarse qué sucederá de ahora en adelante. Hay US$17 trillones en deuda que hoy tiene una rentabilidad negativa en el mundo, y esa cifra viene creciendo.

¿Cree que la renta fija alcanzó sus límites, es hora de salir?

Este debería ser el piso sobre el cual podríamos empezar a ver cierto incremento en las tasas de interés. El timing es la gran duda, saber cuál va a ser el catalizador. Definitivamente un acuerdo entre Trump y China sería uno: nosotros otorgamos una probabilidad de 40% de que se pueda resolver el conflicto este último trimestre de 2019, y un 60% para que se solucione en 2020. Todo estará sujeto a la campaña política que tenga Trump, porque si el panorama está complicado más rápido buscará un acuerdo.

En Chile se han visto colocaciones corporativas a tasas inéditas, con largas duraciones, contexto donde ya se rompió el récord histórico. ¿Deben aprovechar ahora las empresas para financiarse a tasas históricamente bajas?

No hay mejor momento para emitir que ahora. Incluso, empresas que no podían acceder al financiamiento vía bonos ahora pueden hacerlo, los spreads están muy reducidos. Es difícil ver cuánto tiempo más durará esta ventana, depende en cierta medida de la resolución del conflicto comercial, pero puede que se mantenga durante los próximos 9 a 12 meses. Creemos que la tasa para el bono de 10 años del Tesoro de Estados Unidos, que estuvo en -1,5% hace un par de semanas, está por debajo del nivel que debería estar mostrando en marzo. No creemos que EE.UU. se desacelere a una magnitud tal que lleve a que la Reserva Federal requiera profundizar mucho más el estímulo respecto a lo que se ve en los precios, pueden ser dos recortes más de tasas.

¿Y qué pasa después?

Me parece que el mercado está muy cauto y a la espera. Pero nosotros, como inversionistas activos, tenemos que tomar acción antes que se den estas decisiones. En nuestros fondos globales estamos en un posicionamiento neutral, ni cortos ni largos en renta variable, pero estamos con mucho entusiasmo para volver, esperamos un mejor punto de entrada, probablemente hacia fines de año. En particular, en renta variable latinoamericana estamos tentados a comenzar a construir posiciones y recomendar a los clientes a entrar.

¿No tienen temores de que el contexto global de desaceleración termine en una recesión, por ejemplo, en Estados Unidos?

Tenemos asignada una baja probabilidad de una recesión en 2020, lo que no quita que sí pueda haber una desaceleración hacia el segundo semestre del próximo año. Nuestro escenario base es que el mayor estímulo monetario de la Reserva Federal debería llevar a ver menos desaceleración hacia adelante, logrando un soft landing, en vez de una recesión.

RENTA FIJA LATAM

En Credicorp Capital Asset Management destacan en particular el fondo deuda corporativa high yield Latam (2014), el fondo investment grade Latam (2018), y el fondo de renta variable Latam (2018). ¿Qué están viendo en particular en América Latina?

Vemos un atractivo relativo muy alto en dejar papeles de grado de inversión estadounidenses y europeos, y pasar a renta fija emergente de Latinoamérica. Los retornos son mucho más altos, y tiene muy pocos obstáculos que podrían afectar de manera negativa a las empresas. Cabe decir que Argentina pasa por un entorno separado a lo que ocurre en la región.

¿No ven riesgos político-económicos en otros países de la región?

En Latinoamérica durante los últimos cuatro años las compañías han mejorado su perfil de endeudamiento. Se ha achicado el stock de deuda. El spread contra endeudamiento es relativamente sano y atractivo para entrar. Hay rendimientos que van desde 3,5% en el grado de inversión, hasta un 6% en promedio en la parte de alto rendimiento, en dólares. Comparado con las tasas estadounidenses, o corporativas en Europa, es un diferencial de 200 a 400 puntos básicos. Eso hace a la región sumamente atractiva.

Sí pueden haber eventos políticos que generan ruido, pero las empresas en general tienen mayor resiliencia que las naciones.

¿Y los inversionistas han respondido a este atractivo?

Nuestra estrategia ha sido validada por los inversionistas. Los flujos que han entrado a nuestros fondos son significativos, hemos llegado a cifras récord en nuestros portafolios en Luxemburgo. Tenemos más de US$ 310 millones en el fondo de alto rendimiento, y más de US$ 130 millones en el fondo de grado de inversión (que partió hace solo un año). En la estrategia Latam como un todo, hemos sobrepasado los US$ 1.000 millones. La búsqueda por rendimientos en el mundo es fuerte, y cada vez tienen menos alternativas con retornos que sean positivos o que compensen su necesidad de reinversión hacia futuro. Eso me parece que continuará por un buen tiempo.

¿Cuáles son sus resultados en lo que va de 2019?

Solo como ejemplo, la renta fija corporativa chilena de alto rendimiento ha rendido 10,7% en lo que va del año, y en 2018 rentó 6,5%, lo que es excelente. Pero, bajo la misma convertibilidad a pesos, la deuda Latam de alto rendimiento en dólares ha rendido 12% a la fecha y el año pasado llegó a 9,6%. Pese a esto, para el inversionista chileno promedio, estos activos no están dentro de su asignación de portafolio de capital.

¿Por qué se han demorado los inversionistas chilenos a entrar en Latinoamérica?

Pasa porque por mucho tiempo la renta fija local en Chile ha sido más que suficiente como fuente de retorno, y además ha ofrecido baja volatilidad.

Pero hoy en día hay una volatilidad en los mercados más o menos similar. Creo que los inversionistas chilenos volverán a revisar sus posiciones, a ver si vale la pena diversificar hacia Latinoamérica. Es algo que hemos visto en parte, en los flujos que han entrado en nuestros fondos, de inversionistas locales e internacionales, que han sido significativos.


Noticias